Dos herramientas que nos ayudan a tomar mejores decisiones en los negocios

La única manera en la que puedes saber si el negocio está en crecimiento o se encuentra en problemas es midiéndolo.

 

En el negocios no basta con saber que estás vendiendo más o menos, hay muchos otros factores que entran en consideración cuando queremos analizar la situación en la que se encuentra el negocio y existen algunos conceptos que nos pueden ayudar a entenderlo.

 

En este artículo explicaremos el Retorno de la Inversión (ROI por sus siglas en inglés) y el punto de equilibrio (PE).

 

El Retorno de Inversión es un indicador que mide qué tan rentable es una inversión. En otras palabras mide el beneficio o utilidad neta obtenida en comparación a la inversión.

 

Un ejemplo práctico de esto es si nosotros compráramos 20 cajas de chocolates en $100 pesos cada una lo cual representaría una inversión de $2,000 pesos. Esos mismos chocolates se ofrecen y obtenemos una venta por $3,200 pesos.

 

La fórmula del Retorno de Inversión (ROI) indica lo siguiente:

 

ROI* = (Utilidad o ganancia / Inversión) x 100   *esto se mide en porcentaje

 

Siguiendo con el ejemplo:

 

ROI = ($1,200 pesos de ganancia** / $2,000 de inversión) x 100 = 60%

 

**($3,200 pesos de venta - $2,000 de inversión)

 

Este porcentaje indica que obtuvimos el 60% de retorno sobre lo que nosotros invertimos.

 

Este indicador también puede indicar si una empresa está perdiendo dinero respecto a lo que se le ha invertido. Cuando el porcentaje es igual a cero o menor (por ejemplo: -8%) significa que la inversión no está siendo rentable y que en realidad se está perdiendo dinero.

 

Es un indicador muy sencillo pero importante que nos puede dar un panorama general para la toma de decisiones.

 

El Punto de Equilibrio es otro indicador que ayuda a conocer la cantidad de producto o servicios que se necesitan vender para cubrir los costos fijos y variables de la operación del negocio.

 

Este indicador es muy importante ya que pone un objetivo mínimo a cumplir para llegar a la estabilidad en el negocio.

 

Una vez que ese punto de equilibrio es sobrepasado, el negocio obtiene beneficios ya que sus costos están cubiertos. En el caso contrario, si el punto de equilibrio aun no es alcanzado, la empresa está en pérdidas.

 

En el caso de que vayas a empezar un negocio, el PE (punto de equilibrio) te permitirá tener una primera vista de la cantidad que tienes que vender para comenzar a tener utilidades.

 

Para este ejemplo supongamos que compramos 10 cajas de paletas las cuales cuestan $100 pesos cada una. El manejo del envío hasta la puerta de tu negocio tiene un costo de $60 pesos por caja y en el negocio la caja se vende en $250 pesos cada una.

 

10 cajas x $100 por caja = $1,000

10 cajas x $60 de envío por caja = $600

 

  1. El primer paso es listar todos los costos del negocio. Para este ejemplo consideremos lo siguiente:

 

Costos Fijos

Renta: $5,000

Servicios: $1,200

Nómina: $6,000

 

Costos Variables

Envío por caja: $60

Costo de cajas de paletas: $100

  1. El segundo paso es hallar el costo variable por cada unidad. En este caso el costo variable por cada caja es de $160 pesos.
  2. El siguiente paso es aplicar la fórmula de Punto de Equilibrio la cual es:

 

Punto de Equilibrio = Costos Fijos / (Precio de Venta Unitario - Costo Variable Unitario)

 

Sustituyendo la fórmula tenemos lo siguiente:

 

Punto de Equilibrio = $12,200 / ($250 - $160)

 

Punto de Equilibrio = 135 cajas de paletas

 

En este caso la fórmula nos indica que si queremos cubrir los costos de nuestro negocio debemos de vender 135 cajas de paletas para hacerlo. De igual manera otra de los resultados que podríamos obtener de este análisis es que a partir de la caja número 136 comenzaremos a ver utilidades, por lo tanto, uno de los objetivos que debería de haber en el negocio es vender más de 135 cajas.

 

Estos son algunos de los indicadores sencillos que te aconsejamos implementar en tu negocio. Una analogía que podría ayudarte es ver estos indicadores como el tablero de tu vehículo. La única forma de saber con cuánta gasolina cuentas, qué distancia has recorrido o la temperatura del motor es observando los indicadores que están en el tablero de tu vehículo.

 

Lo mismo pasa con un negocio. Con ayuda de estos indicadores podrás darte cuenta de cómo va tu negocio, “cuánta gasolina tiene”, “cuántos kilómetros puede recorrer”, etc. Como lo comentamos en el artículo pasado, esta información nunca es suficiente por sí misma, siempre hay que buscar formas de mejorar y seguir midiendo los cambios que se hacen. De esta manera puedes acercarte cada vez más a tener un negocio exitoso.

 

Comentarios

0 comentarios

Escribe un comentario

Los comentarios están siendo moderados